Miércoles de Ceniza

0

El miércoles 14 de febrero comienza la cuaresma, tiempo preparatorio para la celebración de la resurrección de Nuestro Señor. Con tal motivo, a las 21 horas tendrá lugar en el templo de San Lázaro la imposición de las cenizas.

Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás (Gn 3, 19)

La Cuaresma, pórtico de la Pascua, se inicia con un símbolo de la nada, de la muerte y de la conversión: la ceniza del miércoles. Culmina con unos símbolos de vida en la “madre de todas las vigilias”: fuego, luz y agua. Es el recorrido ascensional de la muerte a la vida, que va de la cuarentena cuaresmal a la cincuentena pascual. Desde el siglo XII la ceniza se hace con ramos de olivos y palmas bendecidos en el Domingo de Ramos anterior. Recuerda la caducidad humana, nuestra frágil condición que camina hacia la muerte; esto nos hace meditar y nos llama en nuestra vida cristiana a la seriedad en los compromisos bautismales. Simboliza también nuestra condición pecadora, lo cual invita a la lucha contra todo lo que contradice nuestra condición bautismal. Significa también la oración ardiente al Señor para que venga en nuestro auxilio. Finalmente es signo de resurrección porque el hombre, que es polvo, está destinado a participar en el triunfo de Cristo: muriendo con Cristo al pecado, resucitaremos con Él a la nueva vida, cuyo germen ha sido depositado en el cristiano en su bautismo.

Comentarios están cerrados.