Un Clavel para el Rocío, solidario

0

Aquella iniciativa ideada por quien fuese secretario de la Hermandad, Manuel Sánchez Ballester y titulada ‘Un Clavel para El Rocí­o’ no podí­a caer en el olvido a pesar del situación que vivimos por la pandemia que azota al mundo.

El pasado Lunes Santo de 2020, las redes sociales se llenaron de claveles virtuales como ofrenda a Jesús de los Pasos y a la Virgen del Rocío. El hastag #UnClavelparaelRocío llegó a ser trendding toppic nacional a primeras horas de la mañana de aquel día. Luego llegaron las ofrendas depositadas a las puertas de San Lázaro con fotografías que dieron la vuelta al mundo y que llegó a ser recogida en el documental Un Rocío que sana, emitido en Canal Málaga el Martes Santo.

Este año 2021 también será distinto. Las Sagradas Imágenes permanecen en el interior de San Lázaro y la Hermandad hace un ruego a los devotos para que la tradicional ofrenda de claveles al Rocío se convierta en un río cargado de caridad y solidaridad al prójimo. La Hermandad hace un llamamiento para que lo que este año se deposite a las benditas plantas de Jesús de los Pasos y de la Virgen del Rocío sean alimentos no perecederos que luego sirvan para los más necesitados.

Ofrenda de claveles durante la Semana Santa de 2020

Para ello, este Lunes Santo, de 10 a 20 horas ininterrumpidamente, podrá acceder al interior del templo y depositar su ofrenda de caridad ante los Sagrados Titulares. Estamos en la seguridad de que tanto Ellos, como quienes más tarde los reciban, agradecerán tan bello gesto.

UN CLAVEL PARA EL ROCÍO

Esta Semana Santa  de 2021 se cumplirán 49 años desde que la cofradía victoriana instaurara la ya tradicional ofrenda floral ‘Un clavel para el Rocío’. Y es que fue en 1972 cuando se puso en práctica esta iniciativa, debida de Manuel Sánchez Ballester. D. José Gómez Téllez era el hermano mayor en ese momento. La primera cita se celebró en horario de cinco a siete de la tarde, en la iglesia de San Lázaro. Según advirtió diario SUR, se recaudaron más de mil docenas, entre claveles y rosas.

La cofradía pidió a los fieles que depositasen tarjetas con sus nombres «en las bandejas que se colocarán con este fin». Entre todas las donaciones hubo una muy singular: «Ciento diez docenas de claveles que desde Valencia llegarán hoy –Lunes Santo– en un camión frigorífico enviados por los hermanos mayores honorarios de la Hermandad, señores Suñer y Sanchís. Por parte de devotos, cofrades, organismos malagueños y entidades, se ha anunciado al hermano mayor de la Cofradía, el envío de importantes remesas de claveles». También se sumaron la conocida fábrica de helados Avidesa –Luis Suñer era su propietario–, la Peña Malaguista y el Club Deportivo Málaga, entre otras instituciones. «Esta simpática idea, nacida al calor del singular afecto con que la Hermandad del Rocío cuenta entre los Victorianos, ha sido lanzada por un grupo de entusiastas comerciantes y vecinos de Lagunillas y otras calles del barrio de la Victoria y al extenderse esta original idea por otros sectores de la ciudad, el hermano mayor del Rocío está recibiendo numerosos ofrecimientos de personas que tienen gran deseo de sumarse a este homenaje que los Victorianos quieren rendir a la Novia de Málaga».

Diario Sur. 1972

Cumpliendo con la información facilitada previamente por la hermandad, con las flores obtenidas se adornaron los tronos del Nazareno de los Pasos y la Virgen del Rocío. Asimismo, se destinaron flores a la instalación del Monumento parroquial del Jueves Santo, «con lo que la Hermanad, que también y por privilegios de la Santa Sede, es Sacramental, se suma así a este grandioso homenaje a Jesús Sacramentado», decía este periódico.

Ya el Martes Santo, día procesional de la corporación, la Novia de Málaga lució la medalla de la ciudad. Esta distinción

Manuel Sánchez Ballester

pertenecía a Francisco García Grana, que fue hermano mayor de la fraternidad victoriana desde el 14 de mayo de 1950 al 25 de mayo de 1954 y alcalde de Málaga desde 1958 a 1964. Gracias a su gestión al frente del Consistorio, García Grana recibió la medalla el 1 de agosto de 1970, tras ser nombrado Hijo Predilecto. «La Hermandad del Rocío, en atención a los méritos contraídos por el señor García Grana, entregará en el curso del mismo un martillo de mayordomo de trono que le perpetúe como Mayordomo honorario de la Santísima Virgen del Rocío, de tanto arraigo devocional en la familia García Grana». El ex hermano mayor cedió la medalla de manera definitiva en 1994, pues con anterioridad era custodiada durante todo el año por el propio García Grana.

Camino del medio siglo de vigencia, la ofrenda ‘Un clavel para el Rocío’ sigue siendo una de las convocatorias más populares que desarrollan las cofradías malagueñas. El propósito no ha variado en el tiempo, aunque sí lo ha hecho su marco de celebración, al ser trasladado a la casa hermandad en 2004.

Comentarios están cerrados.